Cierra temporada de captura de atún aleta azul (Thunnus orientalis) con sobrepesca de 483 toneladas y muerte de delfines

Cierra temporada de captura de atún aleta azul (Thunnus orientalis) con sobrepesca de 483 toneladas y muerte de delfines

Mazatlán, Sinaloa, México, 14 de mayo de 2018, México Ambiental.- Con un excedente de captura de casi 500 toneladas y un rastro de muerte de delfines, tortugas y peces de escama y pelágicos de valor comercial para comunidades ribereñas, el gobierno mexicano anunció el cierre de la temporada de atún aleta azul (Thunnus orientalis) en el Pacífico Mexicano y si bien la Comisión Nacional de Acuacultura Y Pesca informó a la Comisión Interamericana del Atún Tropical (CIAT) que se rebasó la cuota asignada a nuestro país para 2018 que era de 2,357 toneladas, ha omitido que no todos los barcos de la flota atunera cuenta con observadores de la CIAT a bordo y tampoco que pescadores comerciales, deportivos y ambientalistas han documentado la matanza de delfines.

 

La Conapesca informó que México cumplirá la cuota de captura que la Comisión Interamericana del Atún Tropical (CIAT) en este año para garantizar la sustentabilidad y mantener los niveles de rendimiento máximo sostenible. Pero en virtud que la flota atunera no respetó la cuota sino que se documentó un excedente de captura de 483 toneladas, el gobierno mexicano determinó la liberación de ejemplares que se mantienen vivos y confinados para su engorda en ranchos atuneros establecidos en Ensenada, Baja California.

 

Sin embargo, debido a la discrecionalidad en la información que se reporta, organizaciones ambientalistas creen que esta sobrepesca podría ser en volúmenes mayores porque la industria del atún está controlada por una mafia empresarial que corrompe todas las estructuras, incluso las gubernamentales. Prueba de ello es la documentación de pescadores comerciales y deportivos de Lázaro Cárdenas, Michoacán sobre las incursiones del barco Manzanillo del poderoso Grupo Marítimo Industrial SA de CV (Grupomar) del empresario hispano mexicano Antonio Suárez Gutiérrez, quien ha permitido que al menos uno de sus barcos provoque la muerte de delfines y peces de valor comercial como barrilete, chula, jurel, flamenco, gallo, pargo y robalo, frente a las costas de Lázaro Cárdenas y en costas de Guerrero, en sus regulares incursiones al océano Pacífico donde captura atún aleta amarilla (Thunnus albacares).

 

La Conapesca explicó que se detectó que en la etapa final de actividades de pesca se rebasó la cuota establecida por lo que se informó a la CIAT que se procederá a la liberación del volumen excedente en condiciones óptimas de sobrevivencia, en un evento que será supervisado por el director de la propia comisión.

 

El director general de Ordenamiento Pesquero de la CONAPESCA, César Estrada Neri, refirió que de acuerdo a los reportes del Programa de Observadores a Bordo que opera permanentemente para monitorear la actividad pesquera de la flota atunera, se detectó que embarcaciones de la flota atunera rebasaron en 483 toneladas la cuota establecida y se aplicará una sanción.

 

No es la primera vez que los atuneros mexicanos de los poderosos consorcios industriales hispano mexicanos ignoran la cuota de la CIAT. En 2016 se liberaron 195 toneladas por exceso de captura y este año serán 483 toneladas que equivalen a una quinta parte de los volúmenes autorizados.

 

Por lo anterior, dijo, se liberarán los ejemplares vivos y en condiciones óptimas de supervivencia, bajo la supervisión del director general de CIAT y en presencia de autoridades de la CONAPESCA en un total de las 483 toneladas, ya que esta pesquería además de llevarse a cabo por captura se produce también por acuacultura, donde le producto obtenido de la pesca se mantiene vivo para fines de su confinamiento y engorda en las actividades de acuacultura comercial de los ranchos atuneros establecidos en Ensenada, Baja California.

 

Estrada Neri aseguró que la CONAPESCA llevará a cabo el procedimiento jurídico para aplicar una sanción administrativa a las embarcaciones atuneras y empresas que hayan excedido la cuota límite autorizada de 2,357 toneladas de atún aleta azul. México, un país firmante de los acuerdos de conservación y aprovechamiento de túnidos establecidos por la CIAT tiene una cuota máxima de captura de 6,000 toneladas bianuales. Pero los atuneros y los propietarios de la flota en realidad prácticamente nunca cumplen con estos volúmenes permitidos.

 

La Conapesca sin embargo es omisa respecto a la matanza de delfines y especies de escama y otros pelágicos de valor comercial