Consolidan proyecto de reproducción sexual en cautiverio de corales para rescate de arrecifes en litorales de Quintana Roo

Consolidan proyecto de reproducción sexual en cautiverio de corales para rescate de arrecifes en litorales de Quintana Roo

Ciudad de México, México,  13 de agosto de 2020, México Ambiental.- Después de 10 años de investigación, el equipo de científicos del CRIAP del Inapesca en Puerto Morelos, Quintana Roo, consiguió termina el proceso de reproducción sexual de corales en cautiverio, al conseguir el desove de estos organismos dentro de sus sistemas de cultivo bajo condiciones controladas que simulan la temperatura, luz y oleaje del mar, logro sin precedentes en nuestro país, ya que es la primera vez que se reporta la reproducción de corales de especies constructores de arrecifes en confinamiento en sistemas de cultivo. Esto representa un hecho histórico para la ciencia pesquera y acuícola en México.

La reproducción sexual en cautiverio es solo una parte dentro de un programa de trabajo más amplio que tiene como objetivo desarrollar técnicas para la reproducción de corales de manera eficiente con distintos enfoques. Por parte del Inapesca, el equipo cientpifico está liderado por la Dra. Claudia Padilla Souza.

Logra Inapesca avances en proyectos de rescate de coral y arrecifes en litorales de Quintana Roo

Los arrecifes coralinos protegen las costas de la erosión y son hábitat de varias especies marinas.🐟Tras 10 años de investigación, científicos del INAPESCA consiguieron el desove de corales. Conoce más del tema👇

Posted by SADERmx on Tuesday, August 11, 2020

Este proyecto se lleva a cabo en colaboración con la Unidad Académica de Sistemas Arrecifales del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (ICMyL-UNAM), con una colaboración especifica de la científica australiana Anastazia Teresa Banaszak, docente investigadora de la UNAM -y su equopo-, quienes llevan a cabo la criopreservación de gametos de estas especies, además de la colaboración de la Iniciativa Healty Reefs.

Investigadoras e investigadores del Centro Regional de Investigación Acuícola Pesquera (CRIAP) del Instituto Nacional de Pesca y Acuacultura (Inapesca), organismo de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, reportaron avances significativos en su proyecto “Rescate de especies emblemáticas de coral en riesgo de extinción local por el síndrome blanco” en litorales de Quintana Roo, al lograr la reproducción sexual de corales en ambientes controlado.

En virtud de la alta tasa de mortalidad de diversas especies marinas, el logro alcanzado por los científicos mexicanos representa la esperanza para la recuperación y repoblación de los arrecifes coralinos en el Caribe mexicano.

El Inapesca informó que el valor de los arrecifes coralinos para el ecosistema es incalculable porque protegen las costas contra la erosión y los embates de las olas, y sirven como hábitat para un número importante de especies marinas, incluyendo las de consumo humano, destacó.

Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es bffgf-1.jpg

En la reproducción sexual de arrecifes, el Inapesca ha avanzado en dos vías: la propagación clonal, en la que se cortan segmentos de los corales para formar colonias independientes, como ocurre con algunas plantas, y la reproducción sexual, en la que se hace una fecundación asistida.

Si bien el Instituto cuenta con gran experiencia en la reproducción de corales, con la recolección de gametos durante el desove en el mar y su trasladado al laboratorio para la fertilización; este proceso tiene implicaciones económicas y altos riesgos en el traslado de los huevos, por lo que el Inifap en Puerto Morelos apostó a la reproducción de corales en cautiverio para la obtención de gametos en los propios sistemas de cultivo, bajo condiciones controladas, para su posterior fertilización asistida en el laboratorio.

En colaboración con el equipo de trabajo de Banaszak, especialista en la reproducción de corales, también se colectaron gametos de colonias en el mar y se pudieron mezclar con las muestras obtenidas en los sistemas de cultivo del CRIAP, con lo que se logró una mayor recombinación genética.

Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es xcc-2.jpg

Parte de estas muestras se procesaron en el laboratorio del ICMyL-UNAM para llevar a cabo la criopreservación de los gametos, de los embriones y de larvas, y el resto de la muestra se utiliza para producir reclutas sexuales en los sistemas de cultivo de ambas instituciones, con lo que se pretende obtener colonias de coral que en un futuro puedan ser reintegradas al medio natural a través de   programas de restauración.

La iniciativa “Rescate de especies emblemáticas de coral en riesgo de extinción local por el síndrome blanco” busca contar con un banco genético de tejido vivo y criopreservar gametos de cada una de las especies provenientes del Caribe mexicano, con objeto de salvaguardar material sexual que permitiría, en un futuro, poder reproducir sexualmente colonias resguardadas y así asegurar una diversidad genética no garantizada por la fragmentación.

El Inapesca explicó que los corales se reproducen de manera natural una o varias veces al año, dependiendo de la especie, y a determinadas horas y días. En el proceso cada colonia libera huevecillos denominados “gametos”, que son sacos milimétricos que contienen óvulos y espermas, los cuales se rompen y liberan su contenido en el agua.

Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Banaszak-md.jpg
Dra. Anastazia Teresa Banaszak, investigadora de la Unidad Académica de Sistemas Arrecifales, del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la UNAM, en Puerto Morelos, Quintana Roo, México.

Los espermas de una colonia se juntan con los óvulos de otra colonia de coral de la misma especie y se logra la fecundación. De esa fecundación nace una larva de coral que buscará fijarse en una estructura sólida para empezar una nueva colonia que, con el paso de los años, crecerá en número de pólipos y estructura física.

Este proceso se ha visto afectado en el Caribe por la presencia del síndrome blanco, una enfermedad que provoca la mortalidad masiva en más de 20 especies de corales en la región y que dejó a varias al borde de la extinción, por lo que el logro alcanzado de los científicos mexicanos es de la mayor importancia para la repoblación de arrecifes coralinos en la región.