El misterio de los “robot” de Zimapán

El misterio de los “robot” de Zimapán

Tzibanzá, Querétaro, México, 18 de julio de 2018, Pesca en Directo.- La presa Fernando Hiriart Balderrama conocida por todos como Zimapán, es un gran embalse mexicano que almacena agua de los ríos San Juan, Moctezuma y Tula, entre los límites de los municipios de Cadereyta en Querétaro y Zimapán en Hidalgo respectivamente. Asiento de los primeros grupos humanos en la región, inició sus operaciones el 27 de septiembre de 1996 y actualmente genera para la Comisión Federal de Electricidad más de 290 megawatts de energía eléctrica. El embalse tiene una capacidad de almacenaje de 1,360 hectómetros cúbicos de agua.

 

Localizada en las coordenadas 20°39′33″ latitud norte 99°30′25″ longitud oeste en el centro de México y construida a más de 2030 MSNM, alrededor de la presa Zimapán se desarrollan actividades económicas muy importantes como la agricultura, ganadería, turismo y pesca comercial y deportiva. Existen diferentes sociedades cooperativas que aprovechan los recursos de este sitio.

Zimapán no está exento de misterio y de historias fantásticas. Luces extrañas, animales elusivos, gritos desgarradores, seres que vuelan, apariciones sorprendentes. Y uno de esos misterios fue captado por un sonar desde una embarcación de pesca al comienzo de febrero de 2018 durante un torneo de pesca. El autor del hallazgo es el empresario y pescador deportivo mexicano Carlos Sobrado. Por sus características perfectamente claras, los dos objetos sumergidos fueron denominados “robot” y las coordenadas de su ubicación precisa están reservadas. ¿Una explicación? Dos formaciones rocosas.

 

¡Zimapán es mucho más que buena pesca de lobina! Los misterios la rodean. Lo fantástico, sorprende en cada rincón.