Investigadores de la UAM advierten: cero contagios y muerte por Covid-19 ¡hasta abril de 2021!

Investigadores de la UAM advierten: cero contagios y muerte por Covid-19 ¡hasta abril de 2021!

Ciudad de México, México, 1 de julio de 2020, México Ambiental.- Solo hasta abril de 2021, México podría alcanzar cero contagios y fallecimientos por COVID-19, alertaron los doctores Roberto Gutiérrez Rodríguez y Marco Antonio Pérez Méndez, académicos del Departamento de Economía de la Unidad Iztapalapa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), al hacer un análisis matemático.

Ellos trabajaron los datos que se han generado hasta el momento, a los que se aplicó la fórmula de la Curva de Gompertz, que les permitió detectar también que, en los seis días siguientes al ejercicio, que concluyeron el 26 de junio pasado, se habría llegado al nivel más alto de incidencias, con 6,698 enfermos y 713 personas que perdieron la vida por el virus SARS CoV-2, lo cual revela que la evolución de la curva epidemiológica ha tomado un giro, a diferencia de los primeros ejercicios de modelación matemática realizados.

El doctor Gutiérrez Rodríguez, jefe de dicho departamento, precisó que esas cifras revelan que es factible el inicio de un descenso leve, pero sostenido, en ambas variables hasta alcanzar cero enfermos y muertos, 14 meses después del primer caso reportado por las autoridades de salud, el pasado 28 de febrero.

Dijo que un momento determinante del proceso de expansión de las transmisiones se puede presentar a mediados de agosto de este año, cuando deberá observarse un segundo descenso en la tasa de crecimiento de los infectados –última inflexión de la curva– el cual continuará de manera gradual hasta abril de 2021.

“Si no llegara a consolidarse y la tasa de crecimiento siguiera siendo alta, que podría darse porque se empalma con la entrada del otoño, es posible que México padezca una segunda ola de propagación, a la que tanto temor internacional se tiene y, entonces, toda la estrategia deberá reconsiderarse”, señaló.

De acuerdo con los resultados del tercer reporte del modelo COVID-19-UAM-I, la curva expone un acumulado de contagiados y fallecidos –hasta la conclusión del ciclo epidemiológico– de 605,344 y 44,630, respectivamente, con lo que se obtiene una tasa de letalidad acumulada de 7.4 por ciento. Sin embargo, si ésta se mantuviera en el nivel actual de 12 por ciento, sólo superada por Italia, España, Gran Bretaña y Bélgica, la cantidad de muertos podría llegar a 72,600.

El rango es muy amplio y el nivel exacto dependerá del aprendizaje del sistema de salud respecto del manejo del padecimiento, así como de los recursos que las autoridades inviertan: proporción de médicos y enfermeras especializados en males respiratorios; abasto oportuno de medicamentos que han probado su eficacia para contener los efectos; suficiencia de equipo, incluidos camas, respiradores y monitores; manejo adecuado de las condiciones en nosocomios, y alto número de pruebas entre la población en general, no sólo entre sospechosos de haber contraído el virus”.

Todo lo anterior podría incidir en una pronta recuperación de la economía del país y en una mayor capacidad para atraer inversiones.

Las predicciones toman en cuenta el comportamiento histórico de las variables y para alcanzar las cifras arrojadas por el modelo matemático para el periodo julio 2020-abril 2021 deberán mantenerse el distanciamiento social; el lavado de manos; la sanitización y otras medidas observadas por la sociedad entre marzo y junio de este año.

Sin embargo, hoy día se presentan enormes presiones para el relajamiento de los controles y una alta disposición a la apertura de la economía por parte de las autoridades, los pequeños productores y comerciantes, incluidos los informales, y los medianos y grandes exportadores, además de que “… la gente joven ya no está dispuesta a sacrificarse en casa y quiere salir a restaurantes, bares, estadios deportivos, espectáculos, manifestaciones públicas, discotecas y playas para disfrutar las vacaciones de verano”.

Esto fue claro este mes de junio en el estado de Texas, Estados Unidos, y dio lugar al regreso al semáforo rojo, con las implicaciones sociales, emocionales y económicas que tienen la apertura y la cerrazón alternadas.

Los expertos de la UAM mencionaron que la reapertura de actividades podría quedar condicionada a que se hagan pruebas masivas y a rastrear los contactos de los infectados, no importando si son asintomáticos, como sucede en Alemania, pero esto implica inversiones que el gobierno parece postergar.

Gutiérrez Rodríguez, Premio Comercio Exterior 2016, consideró que es momento de no repetir los errores cometidos en otras latitudes y aprovechar la ventaja de que la crisis sanitaria llegó a México y en general a América Latina dos meses después que a China y uno después que a Europa y Estados Unidos.

La vulnerabilidad de la región radica en que, aun cuando las amplias concentraciones urbanas empiezan a acusar descensos en las tasas de crecimiento de enfermos y muertos, el coronavirus se ha diseminado hacia las comunidades más alejadas, muchas de ellas indígenas y sin infraestructura de salud.

En el área conformada por la Ciudad de México y los estados de México, Puebla, Morelos e Hidalgo, no sólo se concentra la mitad del total nacional de afectado del país, sino también la parte más importante de la infraestructura hospitalaria, y eso es un problema.

Algo similar sucede en Lima, Perú; Santiago de Chile; Quito, Ecuador, y Buenos Aires, Argentina, ya que “… la pandemia tomó en América Latina un nuevo rostro: el de la pobreza extrema, a la que los responsables de salud de esas naciones y de México no deben eludir”, finalizó.