La diputada morenista Claudia Yáñez, rechaza proyecto del gobierno mexicano para crear arrecifes artificiales con barcos en desuso

La diputada morenista Claudia Yáñez, rechaza proyecto del gobierno mexicano para crear arrecifes artificiales con barcos en desuso

Ciudad de México, México, México, 11 de marzo de 2020, México Ambiental.- El gobierno de México prepara el hundimiento de tres embarcaciones en desuso, que servirán como arrecife artificial, una medida que pretende recuperar el ecosistema marino de la región marina de Manzanillo, Colima. La diputada de Morena, Claudia Yáñez Centeno, dijo que el crédito de esta acción es para la empresa Grupo Marítimo Industrial (GRUPOMAR) de Antonio Suárez -quien estaría detrás de la iniciativa para liberar la pesca comercial del dorado (Coryphaena hippurus)-, no el gobierno. A finales de marzo se hunde el primer barco.

La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, a través del Instituto Nacional de Pesca y Acuacultura (Inapesca), en coordinación con la Administración Portuaria Integral (API) y la Capitanía de Puerto de Manzanillo, Colima, operativamente están detrás del proyecto para la creación de arrecifes artificiales mediante el hundimiento controlado de tres buques pesqueros en desuso: El Diamante, Marflota II y Marflota III, que fueron donados a la Administración Portuaria Integral de Manzanillo por la empresa Martuna, SA de CV, para beneficio del sector pesquero. Martuna pertenece al holding GRUPOMAR de Antonio Suárez Gutiérrez.

Ciertamente los pescadores organizados han pedido, y a veces exigido, a las autoridades de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca, y al propio INAPESCA, acciones emergentes para el desarrollo de arrecifes artificiales. Y en su momento el gobierno de México ha realizado acciones para crearlos, como ahora.

En este contexto, la polémica diputada colimense de Morena, Claudia Yáñez Centeno, se fue con todo contra la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (CONAPESCA), al declarar que miente. Lo mismo que el INAPESCA. Los titulares de estas instituciones mienten, por lo que exigió dejar de lado la simulación.

La morenista, denunció que están “… intentando disimular su inacción, con informaciones inexactas a los medios de comunicación… adjudicándose la recuperación del ecosistema marino con la creación de arrecifes artificiales”. Esto es mentira, insistió.

En realidad, los propios pescadores han gestionado ante la API y la empresa GRUPOMAR, “… la donación de los buques en desuso y contenedores, con el apoyo de los diputados”, dijo la legisladora, quien agregó que la información es en realidad dolosa porque la CONAPESCA y el INAPESCA, “… no han atendido las constantes exigencias de los pescadores para rehabilitar la zona costera y los vasos de la laguna de Coyutlán, donde están desapareciendo las especies endémicas, evidenciando la inacción”. “Mienten”, reiteró.

Grupo Marítimo Industrial, GRUPOMAR, es una empresa mexicana que genera más de 3 mil empleos directos y que cuenta con la flota más eficiente en el continente americano. Es un holding que reúne a un conjunto de empresas locales integradas de forma vertical en los primeros sectores. Fue creada originalmente por el empresario hispano-mexicano Antonio Suárez quien comenzó a finales de los años 60 en el negocio y que llegó a ser, sin necesidad, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Atún, AC.

Hoy GRUPOMAR es un holding con presencia internacional, que maneja las conocidas marcas de atún y productos marinos enlatados Tuny, Ancla, Capitán Nemo y Martuna. GRUPOMAR y sus marcas, ahora codicia el dorado, con una estrategia que los coloca detrás de la iniciativa legislativa de Claudia Yáñez Centeno para modificar la Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentables de México, para liberar la pesca de esta especie, que hoy está restringida para la pesca deportiva recreativa. El crecimiento político de la diputada de Manzanillo, depende en gran medida del éxito de esta iniciativa, pues garantizaría un financiamiento permanente para sus tareas de activismo político. La gubernatura estaría cerca.

De acuerdo a la CONAPESCA, los barcos, que a partir de su hundimiento serán considerados una estructura en el entorno marino, han sido sometidos a una limpieza profunda para retirar restos de combustibles, objetos, líquidos y productos contaminantes, y se han acondicionado para cumplir los requerimientos ambientales establecidos por las secretarías de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y Marina Armada de México.

Los arrecifes contribuyen a la recuperación de las poblaciones marinas, ya que se convierten en hábitat y zonas de reproducción. De hecho, favorecen la reproducción y crianza, porque se convierten en zonas de refugio, muy requeridas por diferentes especies, muchas de ellas de alto valor comercial.

Este hundimiento controlado de embarcaciones beneficiará a 13 cooperativas. Actualmente la bahía de Manzanillo soporta una intensa actividad pesquera, tanto comercial como deportiva, por lo que el funcionamiento de los arrecifes artificiales como sitio de refugio y reproducción de peces representará un aporte importante para sustentabilidad de la actividad pesquera. Por su cercanía, se facilita la realización de actividades de investigación, educación ambiental y con potencial turístico.

El Centro Regional de Investigación Acuícola y Pesquera (CRIAP) del Inapesca, en Manzanillo, tiene programado para finales del mes de marzo el hundimiento de una de las tres embarcaciones donadas. Se trata de la primera etapa.

El hundimiento de la primera embarcación será frente al cerro La Cruz, ubicado en Manzanillo. Además, el Inapesca realiza una serie de estudios y análisis para abrir la posibilidad del hundimiento de contenedores en zonas estratégicas que permitirán la construcción de arrecifes artificiales y la reconstrucción de arrecifes naturales.

El instituto de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural realizará los hundimientos cumpliendo con todas las medidas ambientales, previendo los materiales y limpieza de los mismos y con un sistema de anclaje que permita mantener las estructuras fijas en el fondo marino y en sitios que no afectarán de manera alguna el ecosistema.

En este proyecto participan, además, el gobierno del estado de Colima, y la Capitanía de Puerto, y se esperan resultados a mediano y largo plazo. Para este proyecto se contó con la participación activa de los pescadores en las acciones de limpieza de los buques, prospección de la zona de vertimiento en colaboración con el CRIAP, que han sido el responsable de los estudios necesarios para elaborar el manifiesto de impacto ambiental y el permiso de vertimiento para el hundimiento controlado de las tres embarcaciones pesqueras.

La Administración Portuaria Integral de Manzanillo ha contribuido con el aporte financiero para realizar los estudios y todos los gastos que se generarán para obtener los permisos necesarios y para todas las maniobras de traslado e instalación.

Los tres buques pesqueros en desuso, ya hundidos, trabajarán como unidades secuenciales que estarán distribuidas dentro de un polígono que tiene un área de 3.07 kilómetros cuadrados.

El polígono de vertimiento ubicado en la Bahía de Manzanillo ha sido seleccionado por su cercanía con el puerto, por lo que las maniobras de instalación serán más efectivas y seguras, definiéndola como sitio idóneo para el establecimiento de los arrecifes artificiales.

2 de Comentariosen este Artículo

  1. Marko Alcaraz

    Es en verdad una tragedia que a causa de una explotación desmedida e irresponsable la pesca ribereña haya agotado sus pesquerías y ahora ya no tengan otra cosa que pescar más que las especies reservadas a la pesca deportiva, lo trágico es que solo quedan esas, pero como el país tercermundista que somos, está diputada se presta a ser el brazo político de la pesca furtiva, intentando legalizarla, que seguirá después??? intentará legalizar la pesca de la tortuga?? Se va por la solución fácil: acabarse lo que sigue en lugar de rescatar las especies que ya se acabaron. Acciones miopes y tercermundistas por eso los ribereños eran pobres cuando había abundancia y siguen siéndolo hoy que ya lo agotaron todo, a ese sector incapaz de administrar le quiere dar las últimas especies! A ese sector gestado en la ilegalidad acostumbrado a amenazar y extorsionar autoridades les intenta dejar en sus manos lo poco que resta de la riqueza biológica de la nación. Y para los ingenuos, desde luego que Antonio Suarez ambiciona al dorado y a los picudos, desde años atrás, en el marco de las otras fallidas iniciativas se ha sabido, incluso los mismos ribereños lo nombraron una vez embajador de los ribereños; no es difícil imaginarse a las flotas de pangas descargando los dorados y picudos en la industria !!! Por supuesto que ese es su plan, hacerse de una flota de a gratis, pues la iniciativa iría asociada a un presupuesto para regalarles lanchas, motores y equipos a los ribereños y la industria recibirles la pesca y fijar los precios. Es que no se dan cuenta que esto solo les daría pescado para un par de años? Y después que van a pescar?

Comments are closed.