La especiación de los peces es más rápida en los océanos polares que en los trópicos

La especiación de los peces es más rápida en los océanos polares que en los trópicos

Madrid, España, 11 de julio de 2018, ABC.- Los arrecifes de los océanos tropicales albergan muchas más especies de peces que las frías aguas polares. Este conocido «gradiente de diversidad latitudinal» constituye uno de los patrones más conocidos en biología y ha llamado la atención de los científicos durante más de 200 años, explican en una nota desde el Instituto de Ciencias del Mar (ICM-CSIC).

Una explicación común sería que la calidez de los océanos tropicales actúa como desencadenante de la formación de especies, que surgirían rápidamente en estas zonas. Sin embargo, un nuevo estudio, el cual ha analizado las relaciones entre más de 30.000 especies de peces, concluye que la formación de nuevas especies es más rápida en latitudes más altas y en las aguas oceánicas más frías de los polos.

Según concluye el trabajo, publicado recientemente en la revista Nature, en los últimos millones de años, los peces de aguas frías y polares han generado nuevas especies al doble de velocidad que las especies de peces tropicales.

Los autores admiten que no pueden explicar completamente sus resultados, ya que son incompatibles con la idea de que los trópicos funcionan como «cuna evolutiva» para la diversidad de peces marinos. El estudio también plantea, además, nuevas cuestiones sobre si la especiación rápida que ocurre en las aguas frías oceánicas refleja una expansión reciente y continua de la diversidad marina en estas áreas.

«El sentido común sugiere que una alta tasa de formación de nuevas especies eventualmente conducirá a niveles impresionantes de biodiversidad. Pero eso depende de cuántas especies recién formadas sobrevivan y cuántas se extingan. No hemos podido abordar el análisis de las tasas de extinción aún; es una incógnita a investigar en futuros estudios», advierte Daniel Rabosky, biólogo evolutivo de la Universidad de Míchigan (Estados Unidos).

«El número de especies que se encuentran en una región es en gran medida un equilibrio entre la velocidad a la que se forman las nuevas especies y la velocidad a la que la extinción los elimina. La extinción es la pieza que falta en este rompecabezas y la más difícil de entender», prosigue Rabosky. «Ahora estamos usando tanto fósiles como nuevas herramientas estadísticas para investigar cómo ha actuado la extinción tanto en las regiones polares como en los trópicos», añade Marta Coll, coautora e investigadora del ICM.

 

Dejar un Comentario