Para evitar su extinción en estado silvestre, científicos de la UMSNH van a reintroducir el pez Zoogoneticus tequila en los manantiales de Teuchitlán, Jalisco

Para evitar su extinción en estado silvestre, científicos de la UMSNH van a reintroducir el pez Zoogoneticus tequila en los manantiales de Teuchitlán, Jalisco

MC Rubén  Hernández Morales *

Morelia, Michoacán, México, 15 de diciembre de 2018, México Ambiental.- Orientado a detener su extinción, científicos de la Facultad de Biología de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, trabajan en el proyecto de reintroducción de la especie Zoogoneticus tequila en los manantiales de Teuchitlán, Jalisco, un pez que ya no se encuentra en estado silvestre en sus hábitats naturales.

Este proyecto surge del proyecto de protección y conservación de diferentes especies de godeidos que son endémicas y están en peligro de extinción, impulsado por científicos nicolaitas, quienes desde 1998 trabajan en la protección y conservación de diferentes especies que están en serio riesgo de desaparecer de sus hábitats naturales por factores asociados a actividades del hombre como contaminación, sobreexplotación de fuentes hídricas, cambio de uso de suelo, urbanización, etc.

El programa de godeidos surgió de la urgente necesidad de resguardar material genético para evitar la extinción de este grupo de peces endémico del centro de México. Sin embargo, el mantenimiento de estas especies en cautiverio es una solución parcial que debe ser acompañada con acciones en campo.

Ahora mismo con apoyo de organizaciones internacionales, principalmente de Estados Unidos y Europa, se han mantenido 36 especies de Goodeidos por más de 10 años, algunos de los cuales se mantienen en condiciones de semicautiverio desde hace cinco años.

Los investigadores michoacanos han identificado que en los últimos años, al menos cinco especies han sido extirpadas de su medio natural, por lo que se ha planteado la posibilidad de reintroducir a su hábitat original a una de las que se tenían resguardada. La especie es Zoogoneticus tequila, y se pretende establecer una población viable, con distribución en estado silvestre en su hábitat natural en los manantiales de Teuchitlán.

El Zoológico de Chester y el grupo de trabajo en godeidos de Europa, han impulsado éste proyecto con fondos parciales. El proyecto se desarrolla en tres fases, cada una planeada de manera cuidadosa para maximizar el éxito de la reintroducción y el aprendizaje durante el proceso, de manera que esto sirva como base a futuros proyectos de reintroducción.

Las tres fases serán cubiertas en cuatro años, en el marco de un ambicioso estudio de factibilidad de la reintroducción, iniciando con un análisis taxonómico y genético de la población a reintroducir, análisis de la calidad del hábitat donde se pretende reintroducir a la especie, que implica la evaluación de la calidad del agua con base en el índice de calidad del agua de la Comisión Nacional del Agua; y el establecimiento de las asociaciones microflorísticas y zooplanctónicas de organismos planctónicos, lo cual permitirá conocer el estado trófico de los cuerpos de agua.

Además, se obtendrá el índice de integridad biótica y calidad ambiental mediante la evaluación indirecta del grado de contaminación y afectación de la estructura física de los humedales, basados en bioindicadores de la comunidad del zooplancton y de peces, las interacciones ecológicas entre la especie a reintroducir y las especies exóticas y nativas que habitan el área; y se realizará un análisis minucioso de la biología básica de las especies que actualmente habitan el sitio de reintroducción así como de las poblaciones de Zoogoneticus tequila que se mantienen en condiciones de semicautiverio. De esta forma se tendrá una visión clara de la calidad del ambiente al cual se pretende introducir la especie.

También, se realizará un análisis minucioso de las especies de parásitos así como su dinámica poblacional en un ciclo anual en las poblaciones de peces nativos.

La segunda fase será la reintroducción de la especie al sitio del cual era microendémica, los manantiales de Teuchitlán. Se iniciará con el estudio genético de los organismos a reintroducir un análisis detallado de los parásitos que la población a reintroducir pueda tener, para con ello erradicar la posibilidad de cualquier introducción indeseada, además; se estudiará la interacción de los parásitos encontrados en las poblaciones nativas con la especie reintroducida.

Se continuará con experimentos in situ que ayuden a entender el impacto o interacciones que las especies introducidas han tenido o pueden tener con la especie que se pretende reintroducir, en caso de reconocer algún factor de riesgo para la reintroducción de la especie, se buscará revertir esta tendencia o buscar los mecanismos para mitigar el efecto; se seguirá con los monitores de calidad de agua y ambiental así como el estudio detallado de la estructura de las comunidades del zooplancton, fitoplancton y peces, de igual manera, se tendrá un dato preciso de la dinámica poblacional de la especie introducida y, por ende, del éxito de la reintroducción.

Se contempla un plan de educación ambiental mediante exposiciones temporales y permanentes, talleres y construcción de un área interpretativa en el sitio arqueológico Guachimontones.

En la última fase se pondrá en marcha un programa de monitoreo de las poblaciones reintroducidas, la calidad del agua y la calidad ambiental, con el fin de evaluar el éxito de la reintroducción. Durante todo el proceso se incorporará al sector gubernamental, organizaciones no gubernamentales y la sociedad en general, por lo que se pretende que la comunidad se apropie del programa de reintroducción y continúe con el programa de monitoreo a largo plazo.

* Co responsable del proyecto