Pesca, pinturas rupestres, petroglifos en Zimapán… y COVID-19

Pesca, pinturas rupestres, petroglifos en Zimapán… y COVID-19

Capítulo completo en YouTube https://bit.ly/3bj7tTX

Facebook https://bit.ly/39d4k6w

Morelia, Michoacán, México, 22 de marzo de 2020, Pesca en Directo.- Zimapán, no solo puede brindarte un gran día de pesca, o un ejemplar extraordinario. También puede develarte algunos secretos, que puede transformar una jornada tranquila, en algo extraordinario, como nos pasó en junio de 2017, que se convirtió en una expedición por tierra para buscar y localizar una pared de roca con trazos perfectamente definidos de pinturas rupestres, petroglifos y evidencias de presencia humana.

Hoy recordamos esta expedición y este capítulo, en un contexto extraño, derivado de la pandemia del coronavirus SARS CoV2 que provoca la enfermedad COVID-19. Para quienes vean en el futuro este capítulo de Pesca en Directo, hoy es 22 de marzo de 2020. En diciembre de 2019, en Wuhan, China, se identificó un brote de un virus desconocido para la ciencia. En América, al 20 de marzo de 2020, se habían enfermedad 15,686 personas, debidamente identificadas, de las cuales habían fallecido 226. Estados Unidos es el país más afectado, de acuerdo a la Organización Panamericana de la Salud, que depende de la Organización Mundial de la Salud. Las Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos emitió a las 12:13:55 del 22 de marzo de 2020, un reporte actualizado: con 328,275 enfermos en el mundo, 14,366 personas fallecidas y 95,656 persona recuperadas

Pesca, pinturas rupestres y petroglifos en Zimapán

El propósito original fue compartir un par de días de pesca con amigos que hemos hecho a lo largo de estos ya 11 años de conocer Zimapán. Para eso nos encontramos con Jesús Segura, Justino Hernández y Walid Morales, con quienes recorrimos algunos puntos cercanos al campamento la Isla y en las inmediaciones de Las Adjuntas, en el estado de Hidalgo. Los tres, grandes pescadores queretanos.

Al día siguiente, Justino solo nos acompañó medio día; Chuy, Walid, Jonatán y yo, decidimos buscar las pinturas rupestres, ¡y las encontramos! El hallazgo nos provocó una gran alegría pues logramos llegar hasta el abrigo rocoso a unos centenares de metros de la orilla del agua, entre cactus, nopales y arbustos espinosos; infortunadamente también constatamos la destrucción de algunas figuras pintadas en la roca debido a actos de vandalismo.

La zona en territorio hidalguense, de difícil acceso y sin vista desde el agua, está en completo abandono. El gobierno de Hidalgo nada ha hecho para la protección de este sitio que, suponemos, aún no se ha registrado oficialmente. El INAH no lo tiene en su catálogo de registros, aunque en esa entidad, en la comunidad de Huapalcalco, cerca de Tulancingo, hay pruebas de presencia humana de al menos 11 mil años de antigüedad.

Si bien no hay condiciones ni estudios científicos para admitir una fecha aproximada de ocupación de este sitio, ratificamos lo que dijimos en el programa:  Estamos a disposición de las autoridades del Instituto Nacional de Antropología e Historia para conducir una expedición de reconocimiento, que derive en el rescate y protección de este gran sitio, que forma parte de la cultura y grupos humanos originales, de los estados de Querétaro e Hidalgo.

Invitamos a ustedes a experimentar el vértigo de la altura y la sensación de encontrarnos en un mundo distinto pues algunas figuras parecen recientemente trazadas. Por razones de protección física, y de la persona que nos informó del sitio, no precisamos su localización.

Sin muchas probabilidades de salir a pescar, por este aislamiento forzoso debido a la pandemia del coronavirus que provoca la enfermedad COVID-19, compartimos este capítulo.

Dejar un Comentario